Tragedia de Germanwings, alias “el egoísmo”

Buscan los investigadores motivos. No puedo evitar pensar que están destinados al fracaso.

Es complicado hallar razones para que alguien siegue centena y media de vidas, incluida la suya, sin obedecer a más propósito que un gesto egoísta. Que no nos vengan con excusas de terrorismos: no hay organización que estrelle un avión contra una montaña y lo deje sin reinvindicar. No les es rentable.

Dicen ahora que sufría depresión. Imposible no pensar en que hay puentes, cuerdas o pastillas de sobra sin tener que llevarse a nadie consigo. No por nada.

¿Tal vez fue la espectacularidad? ¿Tal vez el cumplir un deseo de estrellar algo tan grande como un avión? ¿El ver cómo la montaña se acerca hasta impactar ante sus ojos cerrados por el instinto?

Egoísta.

Egoísta.

Egoísta.

Detrás, llevas a 149 personas. Llevas a madres, hijas, niños, bebés, abuelos, tal vez solitarios sin familia, pero —en ningún caso— nadie cuya vida esté en tus manos para que juegues con ella.

Egoísmo.

Egoísmo.

Egoísmo.

Si hay algún motivo en esa caja negra es el egoísmo de un asesino.andreas lubitz osgonso oscargonzalezsoto

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s