La Pasión

Como ya comenté en Ramos, no soy lo que se dice un ejemplo de católico, sino más bien un perfecto prófugo de algo que considero obsoleto. Por otro lado, he de reconocer que el otro día pasé un buen rato con la lectura de la Pasión de Cristo en mi anual visita a misa por el domingo de llevar la ramita de laurel.

Y es que vaya relatazo la Pasión…: ¡qué obra cumbre! Qué cénit para un libro, qué maestría de desenlace. Lo comentaba el otro día con un amigo: estoy convencido de que, más allá del dar pan gratis, cotillear y poder cantar delante de gente, las historias que se marcan de vez en cuando los evangelios eran uno de los grandes motivos para ir a la iglesia en sociedades analfabetas. Vale: a día de hoy no son lo que se dice novelas vanguardistas; pero, madre mía, ¡lo tienen todo! Empezando por su carismático protagonista.

ecce-homo-osgonso

Jesús tras sufrir martirio

Jesucristo: rey de los judíos, y del mambo

Qué fenómeno el Jesucristo evangélico. Qué derroche. Capaz de lavar pies y resucitar cadáveres, “la piedra que desecharon los arquitectos” es, a mi entender, la piedra angular de esta enorme historia. Ya durante las primeras fases de los libros le habíamos visto marcarse algunos tantos de calidad. Cuando solo era un zagal, el tío se iba al templo a sacar de quicio a los oradores, desarmó a veinte hombres con un “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra” e incluso se había gustado dándose un paseo sobre el agua de un conocido lago —multiplicando peces como postre—. Sin embargo, es en la Pasión cuando alcanza la madurez del espectáculo para el lector con un auténtico arsenal de recursos técnicos. “Uno de vosotros me va a entregar”, ahí, la primera en la frente, con el Judas mojando en el mismo plato: qué descaro. “Yo no te negaré señor”, decía Pedro; “tú calla, que antes de que el gallo cante dos veces ya llevarás tres negativas”. Zasca: el gallo se pone a hacer un bis en cuanto suelta el tercer “No sé de qué me hablas”, ahí queda eso. Pero bueno, tampoco fue para tanto cuando, horas antes, le atacan para arrestarlo, un apóstol le corta la oreja a un soldado y va el tío, coge la oreja y se la pone ahí, sin puntos ni nada. Solo le faltó marcarse un “Te me relajas”.

osgonso_cristiano_jesucristo

                          (Dramatización)

Un relato intemporal

Sí, sin duda Jesucristo es un protagonista con fama por méritos propios, pero la historia también tiene miga como clásico intemporal, tocando temas de lo más actuales, como la justicia corrupta:

—¿Queréis que suelte a Jesús, rey de los judíos, o preferís que suelte a Barrabás, que se ha cargado a tres?
—¡¡¡A Barrabás!!!
—Pero… ¡pero si el otro no ha hecho nada, y además es majete…!
—¡¡¡A Barrabás!!!
—¿Y qué hago con el otro?
—¡¡¡A la cruz!!!
—En fin, voy a lavarme las manos…

Sí: es muy bonito acusar a Pilatos de higiénico y desgraciado, pero… ¿¡acaso hay mayor argumento que una muchedumbre enfervorecida sin argumentos?! El que metió a la Pantoja en la cárcel aún se despierta empapado por las noches. Otro ejemplo de su actualidad: en el mismo momento en que era detenido, Jesús realizaba las siguientes declaraciones: “Hoy me atizáis, pero el otro día en el templo bien que aplaudíais mis palabras”. Difícil no ver en él al clásico futbolista de Barça o Madrid tras pinchar en Getafe. En cuanto a los tres días de espera para resucitar, no puedo más que remitir a las sabias enseñanzas del también desaparecido Barney Stinson.

La mejor pasión desde la de Gavilanes

En definitiva, La Pasión de Cristo aúna un héroe carismático y mordaz con un argumento con tintes de aventura y épica clásica; un relato fantástico —valga la polisemia— con múltiples referencias a la cultura cristiana (Ronalda). No malgastes tus ojos descargándotela en el Kindle: el próximo domingo, la versión íntegra a tres narradores solo en las mejores iglesias.

Masas agolpadas para ver  50 Sombras de Grey la lectura de La Pasión

Anuncios

Un comentario en “La Pasión

  1. Pingback: ¡¡¡Cumplimos un año!!! | oscargonzalezsoto

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s