¡ÚLTIMA HORA!: Osgonso renuncia a sus sueños

osgonso atractivisimo

Tras los múltiples fracasos encadenados en las últimas temporadas, la ya impopular leyenda viva tira la toalla

Según declaraciones a la prensa nacional, Osgonso abandonaría sus sueños aprovechando el cambio de año. Tras casi una manita de Preciosas, 727 concursos fallados y un mal resultado en el último ejercicio de writing para la Escuela de Idiomas, el escritor y opinador dice sentirse “cansado”, al tiempo que reconoce que, tal vez, este mundo “no esté hecho para luchar por lo que uno quiere”.

“Soñaba el ciego que veía y soñaba lo que quería” reconoció a los medios al ser cuestionado acerca de su refrán favorito descubierto esta mañana. Poco después abandonaba la sala, molesto ante la “falta de interés” de los periodistas por el hecho por el que fueron citados.

Tío, sobrino y amigo

óscar y aysha.jpg

Óscar con su adorada primera sobrina y un montón de luz artificial

Hijo de un padre y una madre, tío de una sobrina y otra en camino y amigo de los que considera sus amigos, el joven despuntó en sus etapas mozas como niño bueno.

“Ay… es muy bueno, muy bueno. Un chico muy bueno”, declara una de las octogenarias vecinas al ser interpelada acerca del chaval. “Muy bueno”, añade.

Posteriormente, habría de obtener títulos en los campos de las ciencias empresariales, la comunicación y el lenguaje, para acabar por integrar la cola del paro, en la búsqueda interminable de un puesto en el que pudiese aprovechar su probado talento como comunicador, creativo o corrector de texto entre otros.

Objetivo que ya es historia, porque la última hora es que Osgonso renuncia a sus sueños.

La debacle profesional

osgonso mafia

Osgonso fingiendo ser un tipo exitoso

“Yo pienso que fue una combinación de falta de información, orientación, entorno… Una desubicación holística, a mi entender.”

Osgonso resume así su venida abajo en el punto de vista profesional. Tras ser considerado un alumno modelo durante la totalidad de su experiencia académica, su entrada en el panorama laboral resultó nefasta.

“Yo quería trabajar en algo que se me diese bien, para lo que valiese, me daba igual cobrar una m**… Lo importante para mí era desarrollarme en campos en los que de verdad me considerase útil y talentoso, ¡que los tenía!, no amargarme en un puesto en el que fuera un cáncer para mí y mi empresa.”

Sin embargo, bien fuese por la falta de negocios del sector en el entorno, el enchufismo en la ciudad o incluso la omnipresente crisis de empleo en la España de la gran depresión de comienzos del XXI (a la que él nunca quiso achacar el problema), la realidad es que el antaño considerado portentoso joven no conseguía un puesto.

Yo creo que son las Empresariales”, arguye. “Cuando sin salida acabé en ellas, se extendían a campos como la comunicación, el marketing o lo internacional, era una carrera versátil, pero con el paso al grado en ADE es un triste sinónimo de contabilidad que un ciclo de Administración de empresas cubre con mejores garantías.”

Y es que en su caso, y como bien demuestra su irregular expediente —con sobresalientes o matrículas de honor en dirección comercial, economía española o liderazgo y cincos raspados en contabilidad—, Óscar nunca fue un tío de ADE.

“Él tenía talento para lo que lo tenía, y en lo que lo tenía… bueno: ahí despuntaba sobre todo lo que le rodeaba.”

El Osgonso escritor

osgonso mar de lápiz

“Recuerdo cuando en segundo de primaria llenó libreta y media de las de El libro de la selva relatando la historia del rey David para un trabajo en clase. Emulando a Piqué, diría que con ello empezó todo.”

Que Osgonso tenía una extraordinaria propensión a la narración y creación de realidades es algo que difícilmente se le escapa a cualquiera que haya conocido al chaval a lo largo de los años.

“Me acuerdo de un día en verano, debía de tener 9 o 10 años. Llovía y convencí a mis colegas para que escribiésemos cada uno una historia. Escampó, ellos se fueron a jugar y yo seguía escribiendo y escribiendo sobre ese incendio en el cercano Monterrey y que nosotros íbamos volando en una especie de Lugia a apagarlo. No sé cómo podían quererme.”

Correccionista pero creativo, los años de mayor dedicación a la escritura de relato convirtieron al chaval tanto en un escritor de cierta experiencia en cuanto a método y constancia (142 relatos y microrrelatos, 2 novelas juveniles, 3 generales previstas) como en un incansable corrector.

“Si bien hay otros motivos, de los que supongo que hablaremos, uno de los principales por los que no me gusta publicar es porque siempre que vuelvo a leer uno de mis textos siento que lo tengo que editar. A veces yo creo que incluso los empeoro, pero veo como casi imposible que un texto alcance la excelencia: como todo, siempre se puede mejorar, y hay que intentarlo.”

Este afán de mejora lo tornó poco menos que en un experto en gramática y otros campos del lenguaje, pese a la ausencia de titulaciones más allá de su Máster en lengua y comunicación en los negocios.

“El máster me ha vuelto mejor. Es cierto que no he encontrado trabajo, soy de ese mínimo porcentaje que no lo ha hecho, pero me ha hecho mejor, y agradezco a Inmaculada Anaya y sus colegas su trabajo”.

Los fracasos en el campo de la escritura

osgonso sombras

Sin embargo, el en apariencia fulgurante trabajo del pedrayitano se ve ensombrecido por una letal realidad cuantitativa. A lo largo del tiempo, solo unas cuantas menciones de honor han caído en manos del joven, así como una virulenta escasez de publicaciones.

“Animado por mi querido profesor Xosé Carlos Caneiro, la primera vez que me presenté a un concurso, el 1111 caracteres de TheCoolNews, quedé entre los 26 mejores de novecientos cuarenta y pico participantes, y el relato (El miedo junto a mi hermano) era de lo más normalito. ¡Estaba radiante, con gasolina para meses! Y sin embargo, hasta caer el siguiente reconocimiento tuvo que llover y llover lagos.”

Centrado en el relato corto por talento, libertad de creación rápida de los numerosos argumentos que su imaginación iba dando a luz y poder parar si aparecía un trabajo, si bien la calidad de relatos de Osgonso dejó a EMJAMH a la altura del betún en apenas meses, lo cierto es que fallaba en premios como una escopeta de feria.

“Me costaba entenderlo. Sí, comprendía que siempre hace falta un grado de suerte, gente como mi buen profesor Gutiérrez Izquierdo me había advertido de que no me desanimase si esto ocurría, pero… yo veía la mejora. Veía una cierta… «calidad objetiva» en algunos de los relatos que presentaba y no entendía cómo podían fracasar una y otra vez al menos para alcanzar el ser finalista.”

PicsArt_12-09-04.01.05.jpg

El vaso de Óscar, ni medio lleno ni medio vacío: desbordante y al desagüe

Tras solo un par de publicaciones fáciles de conseguir, la llegada de ese puesto en el II premio Casa del Marqués en 2014 con El muerto habría de saber maravillosamente.

“Recuerdo haberle enseñado el relato a Dai. Yo lo consideraba mainstream, ni mucho menos un top 20 de mi colección en cuanto a calidad literaria; ella dijo verlo como previsible y poca cosa. Lo presenté al Casa Del Marqués porque no era un premio excesivo y no me preocupaba perder parte de la titularidad de sus derechos. Y de pronto, me veo en premiosliterarios.org como finalista, entre los 4 mejores. No había dinero, no, pero a mí nunca me había importado: yo quería que se reconociese mi trabajo. Lo cierto es que lo necesitaba. Pese a saber que lo que hacía valía la pena, pese a emocionar a conocidos y llevarme mil halagos en talleres de escritura creativa, me hacía falta.”

Y es que aunque realmente el citado trabajo estuviese bien hecho, la preocupación del joven se encontraba en el ver que no avanzaba de cara a forjarse un currículum con el que dar unas garantías a una editorial o empresa de creatividad argumental.

“El plan era bastante claro: lograr un reconocimiento objetivo para luego, mediante un buen boceto de novela con capacidad para la venta pero bien escrita pudiese abrirme alguna portezuela en el campo editorial. Soy un chico de gustos baratos: con los ahorros de años quizás pudiese autopublicarme en papel y aplicar algo del marketing que aprendí en el pasado para tratar ya no de recuperar la inversión, sino de cumplir el sueño de dejar algo de mi talento a los que vengan detrás antes de que el mundo me entierre, pero eso no dice nada: cualquier ricachón sin talento puede hacer lo mismo. En cuanto a poner todo en un blog o encerrado en una carpeta virtual como está ahora no me garantizaría el ser recordado, pero un libro viejo bajo el nombre de una editorial de las de siempre no es tan fácil de ignorar como una dirección web que no sabes que existe. Sin embargo, ese plan no funcionaba.”

Y no funcionaba porque, en muchos casos, circunstancias ajenas a la calidad de su relato acababan por decantar la balanza. Si bien restó importancia a las evidencias durante largo tiempo, arguyendo cosas como que la calidad crítica de un relato es algo subjetivo, tras el fallo del IV concurso de relatos de Sttorybox la indignación se le echó encima.

“Me enfadó bastante, porque había participado en él para demostrar que sin redes sociales no se puede triunfar en un concurso de relato público, y sin embargo (y tras haber superado esa fase y llegar a la de voto de jurado de expertos), acaba por ganar un relato con un fallo gramatical en la primera frase del cuento. No me dolió por mí, que había presentado un relato de circunstancias, de cierta calidad y adecuación, pero sin planificación, creado según el concurso avanzaba. Me dolió porque (viendo relatos de compañeros) constaté que el juicio del jurado es, en muchas ocasiones, una broma de mal gusto para la calidad literaria. Un premio de tribunal de expertos no se puede ganar con faltas de ortografía y expresión. No.”

Pero eso ahora ya da igual, porque la última hora es que Osgonso renuncia a sus sueños.

Los fracasos en los campos de las Preciosas

PicsArt_12-14-12.09.22.jpg

Éxitos en el campo de las Preciosas en los últimos 10 años

Seguramente el otro gran sueño de Óscar sea el conseguir que alguien por quien de verdad ha luchado quiera tener algo con él.

“Va más allá de lo romántico, va más allá de lo mucho que pueda quererlas, y quizás por ello se vuelve imposible. Hay quien lo considera una obsesión, hay quien lo considera cabezonería, ya pocos ven amor en el espíritu que brilla en mis ojos cuando la tengo delante; yo sé que lo hay. Cada vez que universos de palabras bonitas de niño adolescente me salen de los labios con solo pensar en verla aparecer al fondo de la imagen, haciendo que mi mundo suelte chispas que al tiempo me queman e iluminan, sé que sigo estando loco por ella. Por cada pequeño momento en que a su lado soy feliz. Pero sí que es cierto que pese a los latifundios de latidos que pueda sembrar mi amor, tras él hay algo que hace que mi soleado sueño de amor verdadero se vea nublado ante el mundo. Y es mi sed de justicia.”

El término Preciosa se remonta a los 16 años del de aquellas llamado TG, y a la nívea belleza que recibió ese apelativo, ME.

ME marcó mi vida, sin ninguna duda. El clásico prototipo de muñeca rota, esa chica que quieres salvar, pero no puedes. Yo era un chico feo, sin experiencia con las chicas y muy, muy tímido. Sin embargo, con ella me abrí por primera vez a intentarlo. Y la hos** fue muy grande.”

Tras declarársele de un modo tan romántico como a la postre calamitoso, la relación entre los dos extraños amigos se rompió por completo. El impacto fue realmente cósmico, marcando la existencia del joven.

Era mi primer amor. Mi primer verdadero enamoramiento, ese que te desangra el estómago cuando ves a la otra persona. Y, más allá, era la primera vez que me esforzaba de verdad por conseguir algo, por un sueño. Era la primera vez que soñaba. Y me caí del cielo.”

A TG siempre le enseñaron que, salvo en lo que la lógica de la realidad dicta imposible, el esfuerzo por conseguir algo factible, si es máximo, da resultado. Por ello, cuando descubrió que no era verdad, su concepto de justicia sufrió un varapalo insoportable, que su mente fue incapaz de aceptar nunca.

No concibo un mundo sin justicia. No lo concibo. Hay malas suertes y cosas que no pueden ser, pero en mi caso sí podía ser, y la mala suerte no te ataca en la misma situación durante diez años.”

Y es que, pese a que el auge del problema del chico surgió en el episodio de ME, la oscuridad en su mar de amor se extendió de forma incomprensible durante casi una década.

“Llegó un punto en que las casualidades se volvían como bromas de mal gusto. Enamorarme de alguien a quien le había gustado pero que a las dos semanas de pillarme descubrí que acababa de echarse novio y ocho años después sigue con él, llegar tarde a poder estar con alguien por días según sus propias palabras… son demasiadas cosas, locuras de una mente todopoderosa puestas como enormes fichas de dominó destinadas a acabar sobre mí en un juego macabro. Pero no, yo no podía dejar de empujar a la última ficha sobre mi cabeza, no podía dejar que me aplastara: yo quería vivir, y decirle al mundo que la justicia en la que siempre creí existía y que al fin podría estar con alguien de quien de veras haya estado enamorado. Yo… solo quería dejar atrás corazones rotos que no amo y poder estar con uno en el que el querer sea mutuo aunque solo fuese una única vez.”

Pero hoy eso pasó, porque —recordemos— la última hora es que Osgonso renuncia a sus sueños.

Razones de un no culpable

osgonso místico múltiple.png

Entre las numerosas razones que podrían haber derivado en el acontecimiento que encabeza este post, tenemos el hartazgo del joven de tanto ser bueno. El intentar tener contento a toda la gente su alrededor mientras se ve en una postal de 2031 trabajando enchufado de contable o pidiendo en la calle arruinado por poner sonrisas en el resto.

Podríamos encontrar también situaciones más trágicas, como que su corazón se ha roto de por vida y ahora ha dejado de tener la capacidad de sentir algo por alguien, con lo cual solo tiene acceso a ser otro pez caníbal en esta gran pecera de peces caníbales para evitar recurrir a uno de los muchos puentes de la ciudad para ver si por el río de abajo pasan también peces caníbales.

Entre las razones podría estar el cansancio provocado por una realidad injusta alrededor de su corazón, que late por una justicia que aquí nunca ha existido pero nos han hecho imaginar para reírse de nosotros con sorna. El de años de trepar a lo alto de secuoyas oyendo las animadas charlas de los que arriba esperan tras bajar en paracaídas.

Hay mil razones para decir que Óscar González Soto “Osgonso” renuncia a sus sueños.

Pero también puede ser porque, siendo un inocente, hoy, 28 de diciembre, está de santo.

Y aquí los Santos Inocentes se celebran bromeando.

inocente.jpg

Nunca dejes de luchar por lo que hace que no dejes de respirar

Anuncios

2 comentarios en “¡ÚLTIMA HORA!: Osgonso renuncia a sus sueños

  1. Pingback: Un blog de mierda | oscargonzalezsoto

  2. Pingback: ¡¡¡Cumplimos un año!!! | oscargonzalezsoto

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s