Plagio VS homenaje y mi crítica a Star Wars VII: el despertar de la Fuerza

¡¡¡ALERTA SPOILEERRRR!!! ¡¡¡ALERTA SPOILEEEERRRRR!!! ¡¡¡VOY A DESTRIPAR PARTE DEL ARGUMENTO DE LA SÉPTIMA PELI DE STAR WARS, ASÍ QUE, SI NO LA HABÉIS VISTO, CORRED INSENSATOS!!!

En fin, ya a gusto conmigo mismo —como persona que ha estado huyendo de sus spoilers durante meses—, puedo arrancar este post tras mi visionado de El despertar de la fuerza, séptima entrega de la popular saga de La guerra de las galaxias.

Diferenciando el plagio y el homenaje

kimba el leon blanco.jpg

Kimba, el león blanco y El rey león, parecidos razonables

Saliendo de la sala, bien poblada ante uno de los mayores acontecimientos cinematográficos de principios del XXI, mi cara era de completo chasco mientras mi compañero decía que era “un peliculón, aunque madre mía la cantidad de plagios a las demás”. En realidad, le comentaba, utilizar elementos de tu misma saga no es un plagio, sino lo que llamamos un homenaje.

El homenaje o tributo es un recurso muy común en el cine, y se basa en usar referencias a otras películas para sacar la sonrisa del buen espectador que las reconozca. Estas referencias suelen ser más marcadas en el caso de entregas de la misma saga o comedias (Los Simpson), y menos en el caso de recurrir a pelis clásicas del género, situadas en el imaginario colectivo de la gente.

Distintos homenajes de Pixar a películas clásicas

El tributo puede tener diferentes connotaciones: desde un diálogo calcado, una imagen casi idéntica con diferentes personajes, el mismo escenario o muy parecido, incluso (arriesgando bastante el ser tachado de poco original) una parte del guion clavada.

Este último recurso se usa mucho en las sagas recaudatorias de poca calidad (Destino final, Juegos Salvajes, mi amada Sharknado), ya que no pone en riesgo el defraudar argumentalmente a un público sin excesivo interés por la novedad, además de ser un ahorro tremendo tanto en presupuesto en guionistas como en neuronas de este.

Preocupante eso sí (y empieza la crítica) hasta qué punto se ha utilizado en la séptima entrega de una saga como Star Wars.

Cuando la Fuerza hizo ver el futuro al espectador

rey anakin r2d2 bb8.jpg

¿Soy un profeta, es un guion sin respeto por la originalidad o más bien un intento desesperado por no fallar?

Más allá de que los diálogos y el humor de calidad en la película se han limitado al hilarante gesto con el pulgar del precioso BB-8, la calidad argumental de la película (teniéndola en cuenta como una de siete, no individualmente) es sorprendentemente decepcionante. Y es que, para un fan de la saga con mínimos conocimientos de escritura o guion, es pura previsibilidad. En parte por el poco trabajo en reforzar el nivel de las conversaciones, sí, pero más allá de ello, porque el argumento entero es una mezcla entre los incontables homenajes a la saga y El viaje del héroe.

el viaje del héroe.png

El viaje del héroe es un modelo de argumento clásico, presente en multitud de grandes historias de todas las épocas

La séptima entrega de Star Wars según las 6 anteriores

A continuación vamos a ver cómo el argumento entero de El despertar de la fuerza se define a través de los constantes tributos a sus previas entregas, definidores del argumento entero.

  • Androide con datos clave para los buenos y los malos cae en desierto donde persona en la cual “la Fuerza es poderosa” se hace cargo de ella. ¿Luke, eres tú? ¿Anakin quizás? Tal vez, visto el antiguo parecido entre ambos comienzos clásicos, era un homenaje casi obligatorio para “bautizar” a la nueva heredera de la Luz y las capacidades como piloto, pero… ¿una tercera vez lo mismo? ¿Un joven o niño de infancia pobre en un planeta lleno de desiertos y chatarreros? ¿No podía ser un lugar similar pero con más verde?
  • Imperio y República. Llámese Primera Orden, llámese ejército nazi (¿habéis visto los colores?), los malos son los de siempre y los buenos también. De hecho, tenemos un Emperador con una gran grieta-arruga en el cráneo (Líder Supremo en este caso) y un atormentado familiar de los buenos con casco negro molón y la fea costumbre de romper cosas (Keylor Navas, digo, Kylo Ren).
  • La protagonista se va de casa. Si bien Rey se muestra algo más reticente que Ani y Luke, los tres se ven abandonando el planeta en el que han pasado sus últimos años.
  • Han Solo recupera el Halcón Milenario, que le han robado, y un montón de gente quiere matarlo por estafarles en el pasado. Aún solo apareciendo en la saga Luke, ya lo hemos visto unas veinte veces; da igual lo cascado que esté Ford, la vida sigue igual. Llegado a este punto, no podía creerme que la supervelocidad del aparato funcionase correctamente.
  • La Estrella de la Muerte. Con esta ya van tres, y el funcionamiento por el estilo: destruye planetas a chorrazos de energía y así nos lo muestra. Sí, hay que reconocer que en este caso es una pasada ver el Kamehameha salir ante el ejército imperial, digo, ordenal (bueno, ya me entendéis), pero leches: es lo mismo solo que más grande, y tan “indestructible” como las otras dos.
  • Los protas acuden a un colega de Solo en busca de consejo y ahí sufren un ataque que acaba con la chica (Leia-Rey) secuestrada por Vader-Keylor (digo, Kylo Ren), lo cual abre un posterior rescate que supone la batalla final de la película. Pues eso.

Estos 3 se dan cuenta de que algo de razón tengo

  • Preparan un ataque aéreo-espacial contra la Estrella de la Muerte, pero antes hay que desactivar algo a patas, haciendo que la acción se centre en tres escenarios que se van superponiendo: las naves, los desactivadores (entre los que está Solo tanto en la sexta como en la séptima) y el “elegido por la Fuerza” (Rey-Luke).
  • Padre e hijo charlan animadamente en una pasarela colgante de una sala gigantesca, con una caída impresionante por debajo en la que el bueno acaba. El homenaje más claro, a mi entender. Tan marcado que hasta eché de menos que le dijera un “Ven conmigo, soy tu padre”, pero bueno, qué le vamos a hacer.vader olé olé olé.jpg
  • En el siempre presente combate final de espadas, el primer combatiente contra el malo pierde y el segundo derrota o hace huir al malvado. Qui-Gon y Obi Wan en la primera, Anakin y Yoda en la segunda…: es todo un clásico de la saga Anakin.
  • El malo del casco acaba por necesitar taparse la cara de verdad. Vale: Kylo Rem es más guapo con máscara y capucha que sin ellas, pero bueno, tal y como le pasó a Vader con la lava, un tajazo en la cara es mucha mejor excusa para llevar la cabeza tapada que hacerlo por parecerte a tu abuelo el que al final se hizo bueno y tú piensas que era malo. Por cierto, Kylo: de momento, ni a la suela del zapato le llegas.
  • El coprotagonista sin la Fuerza acaba inoperativo. Han Solo, en carbonita; Finn en coma o similar. Esto sí que no me lo esperaba, pero el parecido está ahí.
  • El heredero de la Fuerza tiene que buscar a un antiguo mentor, retirado a la soledad por un fracaso. En la quinta, Luke busca a Yoda para abrir la cinta; en este caso (todo un acierto), cierra la película.

Los brotes verdes

el despertar de la fuerza buenos.jpg

Más allá de la falta de innovación, Star Wars VII: el despertar de la Fuerza nos da también motivos para tener una nueva esperanza (guiño-guiño):

  • La película es buena si la tratamos de forma individual. La verdadera crítica a la película surge de la sobrepoblación de situaciones usadas de las anteriores, pero —de tratarla de forma aislada— es una cinta bastante completa, muy bonita y espectacular en lo visual. Sus diálogos y actuaciones son mejorables, puede ser, pero resulta bastante redonda para un observador externo. Como dicen muchos, transmite las sensaciones del pionero episodio IV a las nuevas generaciones, a las que a mi ver “les va a flipar”.
  • J. J. Abrams ha sido fiel a las películas originales. Salvo un zoom muy típico de pelis modernas en una o dos escenas, la película encaja perfectamente con el resto en un trabajo muy currado y elegante. Ni rastro de su popularmente criticado lens flare y muy entregado al estilo original de la saga. Pocos opinadores objetivos podrán criticar su buen hacer en esta ocasión.
  • Finn. Aunque no sea un personaje excepcional ni yo lo vea al nivel, es la verdadera gran novedad de la saga, el único verdadero experimento de la película. Tras el extraordinario fracaso de Jar Jar, se adivina un cierto miedo a arriesgar, y tal vez por ello la apuesta en cuanto a personaje diferente es (al menos en esta película) del montón. Veremos lo que ocurre en posteriores porque, visto lo visto, puede ser uno de los tapados. Dejarlo quedar en el “coma” o en que es un soldado imperial desertor sería un auténtico desperdicio, no creo que lo hagan.
  • Rey y lo femenino. La Star Wars cinematográfica nunca se ha preocupado demasiado por los géneros o las sexualidades, pero resultaba muy marcado el que por película, como quien dice, solo hubiese una chica entre un montón de hombres (¡y dios la librase de tocar una espada láser!). Que la marcada protagonista en esta ocasión sea Rey, le abre un nuevo y aperturista panorama a una saga que pudo haber sido tachada de hipermasculina. A ello se suman, además, declaraciones como las de Mark Hamill sobre el que en ningún momento se dijo que su personaje Luke fuese heterosexual.star-wars-7-character-guide-finn-rey
  • BB-8. No es R2D2, eso es evidente, pero tampoco creo que nadie lo esperase, teniendo en cuenta que conseguir un personaje carismático sin necesidad de hablar ni gesticular es algo que no se consigue todos los días. Aun así, el nuevo droide es monísimo, y muy bonito de ver.
  • El combate final mola. Las pelis antiguas nos malacostumbraron a combates a espada láser en naves espaciales, pero —ya desde El ataque de los clones— las batallas finales se están dando en escenarios naturales como cuevas y seudovolcanes, que han demostrado dar un espectáculo mucho mayor para el espectador (con permiso del Sidious-Yoda de la parte III). En este caso, el escenario de la nieve y el bosque es simplemente espectacular: ver cómo las espadas fulgurantes en la penumbra siegan la nieve y los enormes árboles con rozarlas es un entretenimiento visual soberbio.
  • Para la siguiente película están obligados a dar más. Esta primera era susceptible de esta serie de tributos a las clásicas y al no forzar las cosas por un posible miedo a críticas que destrozasen el futuro de la millonaria franquicia. Sin embargo, lo automático de la elaboración de nuevas escenas en la primera película de esta nueva trilogía no va a ser tan factible en su segunda parte, más allá de (quizás) que Luke pueda entrenar a Rey a lo Yoda o algo así. Tal y como El imperio contrataca dio un salto de calidad argumental con respecto a su predecesora, se presume que la venidera entrega va a ofrecer más y mejor.

Un homenaje con cero riesgos

Ese es, en mi opinión, el resumen de la séptima entrega de la épica saga: un popurrí de escenas y recuerdos pasados bien mezclados para dar una película individualmente sólida, comprometida con sus predecesoras pero sin aportar nada reseñable en cuanto a innovación argumental en la franquicia.

Diálogos y actuaciones poco inspiradas y sustitutos de personajes de momento no a la altura, pero bajo una dirección intachablemente fiel al estilo tan amado por los fans y con un gusto audiovisual atractivo y bello por momentos. Si bien en este caso, no estamos ante una entrega que vaya a ser icónica para los fans, ha esquivado los errores de La amenaza fantasma hace pintar bastante bien la nueva trilogía, cuya segunda parte parece obligada a tener que arriesgar más, lo cual debiera ser todo un motivo de alegría para sus seguidores.

__________________________________________

Si has llegado hasta aquí, lo más probable es que la hayas visto, así que tendrás tu opinión, ¿no? ¡Comenta! ¡Compártelo! ¡Ponme a parir porque por momentos pongo a parir a una de mis sagas favoritas! ¡Quéjate de lo pasado en la pasarela como si no vieses que se han pasado la película dejando ver que Rey iba a quitarle el puesto! ¡Y que la Fuerza te acompañe!

Anuncios

4 comentarios en “Plagio VS homenaje y mi crítica a Star Wars VII: el despertar de la Fuerza

  1. Pingback: ¡¡¡Cumplimos un año!!! | oscargonzalezsoto

    • Pues completa y bien argumentada, Carla.
      He de extender mi comentario de que la segunda parte de esta trilogía tiene que ofrecer mucho más diciendo que entre ello incluyo lo que tú mencionas de la parte más profunda, “zen” y filosófica de Star Wars. Está claro que buscaron un nuevo comienzo, no dar nuevos elementos a los fans clásicos. En la segunda no van a poder hacerlo.
      Un abrazo! 🙂

      Le gusta a 1 persona

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s