Lo que da miedo al miedo

Fuego-Apostol quema fachada catedral santiago

El domingo voy a ir a Santiago.

Parece una afirmación cualquiera, intrascendente. Sin embargo, un par de elementos hacen que tenga interés suficiente para que alguien lea esto.

El primero es que se celebra el Día de Galicia, representado por la figura del cristiano apóstol que da nombre a la capital, dando por segura una afluencia masiva que tornará complicado el encontrar aparcamiento por la ciudad, así como posterior sitio en una abarrotada Plaza del Obradoiro. El segundo es la serie de atentados a eventos y ciudades perpetrados en torno al (malamente) denominado Estado Islámico o ISIS.

Son varias ya las voces que oigo hablar sobre la evidencia de la posibilidad de algo así la noche del 24. Hablamos de un evento multitudinario ante la catedral católica de un personaje apodado “Matamoros”. De un país que los radicales árabes prometen reconquistar cada dos por tres, en aras de devolverle el apelativo de Al-Andalus. De un entorno de alerta evidente tras sucesos como los de Niza, el #jesuisParis y el #jesuisBruxelles.

Sin embargo, el domingo yo iré a Santiago.

¿Es que soy un desconsiderado con la probabilidad de que algo ocurra? ¿Es que voy cada año, y he de ir por imperdible tradición? ¿Es que mis ansias de fiesta embriagan sin alcohol mi sentido de la autoprotección?

Me temo que no.

No escribo párrafos amenazadores en vano. Solo he ido una vez en mi vida a la festividad del apóstol. No hay razones para creer que me lo vaya a pasar mejor que aquí entre gente aprovechando para beber hasta reventar. Me temo que no.

Voy a ir —y he convencido para ir— porque creo que el mayor poder de los amantes de la violencia y la muerte es el miedo. Voy a ir porque pienso que el terror que da nombre al término terrorismo es el que lo hace nacer, y lo que hay que combatir. Voy a ir porque pienso que esos que se llaman mártires no son más que ovejas negras de una cultura que ya los desprecia por hacer que sin razón se les desprecie a todos ellos que ni son violentos, ni les interesan ejércitos que se ponen el nombre de su religión para darse unas ínfulas religiosas que se quedan en máscara.

Sé que el domingo por la noche no voy a morir allí: es una cuestión de realismo. Pero, oye, si en algún momento, en algún lugar del mundo, mi vida acaba por la voluntad de generar miedo de otros, os pido que no lo tengáis.

Os pido que no me compadezcáis ni por un absoluto segundo. Os pido que no miréis mal a alguien por compartir lengua o color de piel con quien no debería tenerlos. Os pido que vayáis cada año a Santiago, a la Eurocopa, a los desfiles de Niza y a cada uno de esos eventos que amáis y ellos, falsos profetas, se creen capaces de robaros.

Porque yo no vivo con miedo injusto ni por un momento.

Y eso es lo que da miedo al miedo.

______________________________

En este caso no voy a llenar esto de preguntas retóricas invitando a compartir. Creo que es evidente por qué hay que hacerlo o no. No más miedo injusto.

Anuncios

Un comentario en “Lo que da miedo al miedo

  1. Pingback: 2 años! | oscargonzalezsoto

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s