Rolidades

Permitidme que introduzca el post de esta semana con el ejemplo que ha dado lugar a él. Entre la larguísima lista de conocidos de vista dentro de una de mis redes sociales más usadas, tiene presencia un personaje recientemente vuelto de lo más llamativo para mí. Se trata de una joven con una cultura de lo más reseñable, prostituta de alto standing y madre. Las últimas características las descubrí hace poco: si bien me cruzaba con ella alguna vez, me centraba más en su fantástica capacidad de escrita y opinión; siendo de sobra conocido mi gusto por los modelos de ruptura de estereotipos, descubrir lo demás no hizo sino llamar mi atención positivamente.

Dado el declive de la citada red social y la popularidad de nuestra de momento protagonista, en los últimos tiempos se suceden sus apariciones en mi muro (o página principal si es de mayor agrado para vuestros ojos y oídos). Se trata de una persona con una experiencia muy interesante. Nada de zafiedades, nada de romanticismos, nada de centrarse en sus características más llamativas para el público respiraprejuicios. Dada mi falta de continuidad en el frecuente hábito de etiquetar a la gente cual ganado, no tardó en no extrañarme el que no me hubiese percatado de las condiciones que, en un principio, presiden su cuenta. Cosa curiosa teniendo en cuenta lo que me esperaba en el siguiente párrafo.

Allí donde, al grano, la veo escribir entre corchetes hablando de ella en tercera persona y con un tono bien diferente. Allí donde se me da por leer la descripción de su perfil y pegarme de narices con que “las preguntas tienen que ir dirigidas a X, que es un PERSONAJE FICTICIO”.

ggegeg

(mi reacción)

Creo que el 90 por ciento de los que leeréis esto sabéis que entre mis cinco facetas más típicas difícilmente se escapa la de relatista y creador de personajes; no tantos —quizás el 20 por ciento— conocéis de sobra mi fascinación por los perfiles anónimos en redes sociales, y un porcentaje que sí que no me atrevo a aventurar sabréis que tengo varios amigos con los que llevo años hablando por internet sin haber podido aún conocerlos, en general por la distancia. Sabiendo todo esto, el cien por cien de vosotros habrá llegado a la conclusión de que descubrir el caso ante el que me encontraba me fascinó al instante.

Fascinación número 1: la persona que no existe, pero es

 

Resultado de imagen de señor x

Este fenómeno de interpretar un personaje y generar una red social en torno a una figura ficticia no es nuevo, pero sí está en un momento de plena forma. La sociedad de la interacción por internet permite ejecutar los modelos clásicos de rol o vida virtual tan vistos en videojuegos (Los Sims, WoW) con personas reales en un entorno con una capacidad mucho mayor que la del potencial gráfico de una consola o un ordenador: la imaginación humana.

He ahí que la creación de realidad del personaje pueda ser de lo más inmersiva: estando habituados en nuestro ambiente al despliegue y progreso de amistades en el plano virtual, el comenzar una con alguien que solo existe en las palabras de esa conversación y las otras que pueda mantener es tanto posible como perturbador.

Porque esa persona para ti existe, pero no es más que un títere de palabras en manos de alguien que también existe, solo que en carne y hueso.

Fascinación número 2: la persona que existe tras la persona que no existe, pero es

650_1200

La gente que hay detrás de este tipo de cuentas fake difícilmente sale a la luz, y su naturaleza es de lo más misteriosa.

En ocasiones, esa gente son inocentes que solo buscan la diversión u otro fin en nada perjudicial para otro. Por ejemplo, la persona tras el personaje que abre el post puede ser de cualquier tipo, pero en ningún momento esconde su carácter ficticio. Nadie puede acusarla de un engaño, cuando en su propia descripción de perfil está reconociendo su fakeismo.

Por lo general, este tipo de gente se mueve en entornos en los que es habitual este tipo de actuaciones, en los que o bien se da por hecho que lo creado no es real o en los que, de no serlo, tampoco extraña a nadie. Se me ocurre ahora el ejemplo de las fotos falsas en webs de citas, un cliché muy extendido.

Otro caso es el de los clásicos estafadores que buscan aprovecharse. De sobra es conocido el clásico modelo de amante digital estafador que necesita dinero para el vuelo a estar juntos, o el que lo pide para su aldea somalí.

Caso intermedio (y en este caso, extremo) sería el de la gente que se encierra en el mundo de irrealidad que le ofrece la pantalla, confundiendo su realidad con la del personaje que ha creado, o más bien, encerrándose en ese ideal para alejarse de un mundo en el que las cosas no le van tan bien. Recuerdo que en mi adolescencia temprana había pavor a los juegos de rol por parte de algunos padres, ya que de vez en cuando aparecía algún chaval muerto por motivos relacionados con ellos. Y es que llegado al punto de que la consciencia de la verdadera realidad se tambalea…

Fascinación número 3: la “muerte” de la persona que no existe, pero es

twitter-muerto

Un aspecto muy interesante es la muerte del personaje por las razones del dueño. En general, este tipo de “vidas secundarias” nacen del tiempo de sobra de su creador, su entretenimiento o sus motivaciones temporales en la mayor parte de casos. Eso suele hacer que, llegado un punto, la cosa se acabe y el personaje “muera”, poco menos que de forma inesperada.

Por supuesto, para la persona que lo trabaja es un algo que se va, y —en general— no más que una pérdida mínima para la gente en contacto con el personaje. Caso aparte es cuando esta persona creada desaparece sin previo aviso ni solución dejando atrás a quién sabe cuántas personas que lo apreciaban.

Cuando una persona desaparece de una red social sin aportar modo alguno de contactar con ella, presenciamos una auténtica muerte de la era digital.

Aquí solemos ver una de las grandes diferencias de las amistades físicas y digitales: mucho decir que valoramos las segundas, pero —en la mayor parte de casos— si nos marchamos de una red social y la otra persona no tiene alguna de las nuevas que tengamos, muchas veces ni nos molestamos en conservar el contacto con la mayor parte de los que nos caían bien. Perdemos 50 coleguitas para siempre como quien cierra una persiana por la noche.

El caso del “personaje” creado es —si cabe— todavía peor, ya que en gran parte de los casos, ese personaje está asociado a una red social y, cuando esta llega a su obsolescencia o la persona tras la persona lo deja, desaparece para todos y para siempre. De dar un modo de contacto ajeno, enfrentan a su amigo a la persona en carne y hueso y no a la que conocieron en la red social, fracaso de la amistad con la inventada en un alto porcentaje, salvo que usen recursos como cuentas falsas o incluso móviles secundarios en los que tengas de foto de WhatsApp algo muy diferente a ti. Lo cual ni es muy factible (más bien rarito), ni evita la posibilidad de un fracaso posterior.

Fascinación número 4 y última: cuando la persona que existe tras la persona que no existe, pero es, no existe

Y es que, volviendo a mi habitual lugar común en el que las cosas que alguien no sabe no existen en su realidad, ¿qué hay de esa gente que de pronto ve desaparecer a su amigo por internet, su novio, su musculitos de 1,90 en Badoo?

check

La gente le tiene pavor al tercero. No conocen el miedo que da el primero conforme pasan los días y no hay ni explicación ni noticias de quien ya no lo recibirá

La desaparición de esa persona sin más puede suponer un golpazo de realidad. Que un amigo deja de serlo, puede romperte el corazón; que tu pareja te deje, lo mismo; pero… ¿y si desaparece de tu vida sin explicación y sin poder encontrarlo?

Propietarios de cuentas anónimas y titiriteros de personajes inventados: sed responsables. Las interacciones con la gente que quiso a quien nunca existió salvo para él pueden llegar a ser todo un reto en los próximos años tanto para profesionales como para propietarios de hombros sobre los que se lloran pérdidas que nunca se produjeron.

Anuncios

Un comentario en “Rolidades

  1. Pingback: 2 años! | oscargonzalezsoto

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s