13 reasons why: 13 razones por las que el bullying no desaparece

13 Reasons Why (Por trece razones) está destinada a ser una de las grandes series de la temporada en cuanto a público apoyada en un excepcional marketing, una buena propuesta y el tratamiento de un tema que no deja de estar de moda. ¿Pero cómo es posible que estas prácticas sigan imparables a estas alturas?

Hoy, en homenaje a su título, veremos 13 de las innumerables razones por las que el bullying se mantiene en la actualidad.

Adverse-Pshycological-Effects-of-Bullying.jpg

1.      Por instinto

Uno de los principales motivadores de la marginación. Viniendo del género animal y no habiendo evolucionado nuestros instintos al ritmo de nuestra mente, no es de extrañar esa tendencia a eliminar a lo débil o diferente en aras de una selección natural que vuelva a la especie más sí misma. Como veíamos en Marginación tiempo atrás, a día de hoy este comportamiento debería estar obsoleto dada su nula eficacia.

2.      Por tradición

Como de costumbre en nuestra sociedad, cambiar lo previamente establecido es harto complicado. La presencia del acoso a lo diferente lleva con nosotros, literalmente, desde tiempos inmemoriales y cambiarlo no es fácil.

3.      Por la diferencia

Como decíamos en el primer punto, el instinto lleva a atacar lo diferente. El actual mundo de la variedad de entretenimiento inacabable y la supuesta libertad de ideas refuerza la muestra de diferentes tipos de personalidades, ocios, físicos, sexualidades y otros, aumentando el número de potenciales objetivos de marginación para los potenciales acosadores.

4.      Por falta de educación a la apertura mental

En relación con el punto anterior, la educación en apertura mental no ha progresado al nivel de lo que la sociedad actual exige, cuando es definitoria a la hora de evitar abusos. El respeto a las ideas y modos de vida distintos es clave a la hora de evitar la marginación.

5.      Por poder

De nuevo relacionado con el instinto, cometer injusticias es un precio muy típico a la hora de obtener poder que nos dé seguridad. La marginación a inferiores suele derivar en una consideración social de ser una persona poderosa, lo cual en etapas tempranas (y no tanto) invita a llevar a cabo estas prácticas. La jerarquía social parece ser también omnipresente en nuestro ADN, siendo este tipo de abusos una de las maneras típicas de marcado de clases, en estas etapas por encima incluso del dinero.

6.      Por los que abusan

Que el que abusa es principal causa del acoso cae de cajón. Detrás de él hay causas y causas, como una educación dada a ello o una necesidad de atención típica de situaciones domésticas complicadas. Sea por la causa que sea, en la figura del acosador nace el acoso.

7.      Por las víctimas

En muchos casos, hay una tolerancia al acoso por parte de quien lo sufre casi preocupante. Normalmente atenazados por el miedo a las represalias en caso de denunciarlo, la cantidad de situaciones de silencio ante los ataques es tan aterradora como definitoria a la hora de volverse imparable. No es de extrañar viendo posteriores puntos.

8.      Por los espectadores

Si bien en ocasiones el acoso se produce a espaldas de la gente, son muy poco frecuentes los casos en que no existen espectadores de la situación. ¿De qué le sirve a un acosador que busca poder social un hostigamiento que nadie puede ver? La situación habitual, sin embargo, es una mirada a otro lado, una risa incómoda o una palmadita en el hombro a la víctima que no llega a más. Esta clase de comportamientos refuerza la situación de indefensión del acosado, a la par que da impunidad a su agresor.

9.      Por escurrir el bulto

No es necesario ni ser espectador para percibir la presencia y al menos intentar prevenir algo.

Recuerdo que con unos dieciséis años, unos compañeros le comentaban a una profesora en plena clase que sentían un odio acérrimo hacia mi persona. Uno hasta llegó a añadir un llamativo comentario en el que indicaban que a un compañero le encantaría hacer filloas (plato típico de mi comunidad hecho principalmente de harina, leche y sangre) conmigo. La profesora, lejos de escandalizarse, sonrió y me preguntó que qué me parecía. Yo, jugando al 4 en línea con mi compañero de mesa, le dije algo así como que no prestaba atención a quienes dicen tonterías.

Si bien en mi caso la situación no pasaba de esas fanfarronerías, que una profesora de ESO escuche ese tipo de comentarios y no informe o, al menos, reaccione de algún modo, es digno para mí de expediente. Pero bueno, “son cosas de críos”, claro.

10.  Por falta de una autoridad útil

En el entorno estudiantil, la necesidad de orden por parte de una autoridad suele caer en profesores, normalmente en los más “coleguitas” con los alumnos, como en el caso anterior. Estos pueden derivarlo a una orientadora a dirección o tratarlo el mismo, pero si bien en muchos institutos o colegios tendremos a alguna persona preparada para llevar este tipo de casos, a día de hoy el número de centros sin personal especializado o con gente como mi profesora no brilla por su ausencia.

En el caso de acoso fuera de las aulas, entre gente de la misma zona o incluso en un entorno adulto y laboral, la indefensión se vuelve grotesca.

11.  Por falta de un sistema para combatirlo

El sistema de prevención y lucha contra el bullying y el acoso en general es bastante ineficaz. Si pensamos en gran parte de los casos vistos en las aulas (donde se supone que hay más control), la situación suele derivar en el silencio y mantenimiento, la expulsión del acosador por unos días o el cambio de centro de la víctima. A pocos debería escapar que cualquiera de estas soluciones roza el cinismo con la realidad de los participantes.

Pasan los años y parece que a nadie se le ocurran alternativas eficaces.

12.  Por el lavado de manos

Cada cierto tiempo, la muerte de una persona acosada en algún lugar del mundo aparece a mitad de noticiario en las pantallas de televisión, haciendo que montemos en cólera en el sofá y exijamos venganza. Sobre los acosadores suele caer todo el peso de la Ley —es decir, ser atacados por la sociedad un tiempo e ingresados en un centro de menores—, mientras la persona acosada yace en el cementerio con costuras en las muñecas. Al cabo de dos días o noticias según la persona, pasamos del tema.

Esa constante predilección por solo acordarse de que existe cuando alguien muere no ayuda más que a manos a la cabeza, considerar al fallecido como mártir y convertir a sus acosadores en chivos expiatorios de situaciones de las que pasamos cada dos por tres en nuestro día a día.

13.  Por la no conciencia del bullying real

Últimamente parece que el único que existe es el que se comete contra aquellos que se ven abocados al suicidio, usados como bandera y arma contra el acoso. Pero es que esa, aunque sea la más dura, no es la realidad más común.

Esa constante predilección por solo acordarse de que existe cuando alguien cae no ayuda, ya que hace que se reste importancia a quien lo sufre en pequeña escala por parte de cualquiera de sus participantes.

Resultado de imagen de 900018018

Los datos indican que un 6 por ciento de estudiantes españoles aceptan sufrir acoso escolar, casi 9 por ciento en la OCDE. El 900 018 018 es el teléfono gratuito de atención de estos casos,

En definitiva, el bullying actual no solo está o debería estar de moda porque salga un nuevo producto pantallil que nos recuerde lo que nos encontramos con una frecuencia apabullante. Las razones para que siga ahí pese a los años y los avances no invitan a pensar en su desaparición. En cualquier caso, no debemos compadecernos de una enfermedad en apariencia incurable en el corto plazo, sino luchar tanto contra ella como contra sus síntomas, en forma de víctimas con o sin autolesiones.

Estén más avanzados o menos los medios, es nuestra responsabilidad el denunciar, el poner límites a estos comportamientos ya no por las personas acosadas, sino también por sus familias, por sus amigos, por la gente que en un futuro tendrá que convivir con sus daños. Y también por nosotros mismos, aunque solo sea para limpiarnos un poco unas conciencias que, en ocasiones, lucen tan negras como una enorme mancha de sangre en asfalto.

Anuncios

Un comentario en “13 reasons why: 13 razones por las que el bullying no desaparece

  1. Pingback: 8 perfiles oscuros típicos del gestor de contactos | oscargonzalezsoto

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s