Los prisioneros del mal que creamos

—¡No puedes hacer eso!

—¡¿Por qué no?! 

—¡Porque está mal!

—¿Quién lo dice?

—¡Todos! ¡Todo el mundo dice que está mal!

—Pero en **** se puede hacer, ¡todo el mundo lo hace!

—Ya, pero aquí no, ¡aquí es algo malo!

 

El mal.

Una de los grandes conceptos de la vida humana. Junto con el bien, forma una de las grandes dualidades de nuestra existencia: el blanco y el negro, el frío y el calor, la luz y la oscuridad. Es como si nuestra especie tuviésemos que discernir siempre entre lo que está bien o lo que está mal. Objetivamente. Hubo quien supo aprovecharse de ello.

La utilización de los límites de las realidades humanas (muerte, hechos inexplicables…) y su enlace con lo que interesaba hacer bueno o malo era una magnífica opción para llevar a todo un pueblo detrás. Por ejemplo, durante siglos, los egipcios creyeron a sus faraones hijos del dios Ra vueltos, tras su muerte, dioses inmortales. Practicar el buen karma (hacer el bien) te lleva a una buena reencarnación; ser un buen cristiano, musulmán y otras, al Paraíso. Y en todos los casos, lo que está bien y lo que está mal está perfectamente delimitado para favorecer al correcto devenir de la propia religión y modelo de autoridad. Así era fácil controlar a los creyentes.

La religiosidad en sociedades occidentales se vio sin embargo condenada a una debacle por las lagunas de coherencia en sus argumentos. La practicidad y la ciencia evidenciaron la falta de pruebas de los profetas y la posibilidad de la inexistencia de los dioses humanos, sufriendo los diferentes dogmas un descalabro del que muchos difícilmente se levantarán por mucho tiempo que pase.

Los fanatismos de sociedades enteras parecieron entrar en horas bajas.

 

En otro orden de cosas…

 

Entre los atributos que me caracterizan están el ser una persona con afán de crecimiento y mente abierta, para sorpresa del niño correcto y cerrado de no hace tantos años.

Si bien no me autolesiono metiéndome en escenarios que me hacen daño, en los últimos tiempos me he movido en situaciones en las que poner a prueba los conceptos más aceptados por la sociedad y los diferentes grupos de personas con pensamiento similar para tratar de encontrar dónde acaba la verdad probada en ellos, dónde están los límites de lo que soportan sus oídos y ojos sin dejar de mostrar cosas reales y sin extremismos. Nada de escandalosas situaciones improbables que de vez en cuando ocurren y algunos aprovechan como bandera para atacar a otros, no: solo con palabras y hechos corrientes que saben reales. Lo que he encontrado es fascinante.

Y terrible.

Más allá de la gente ya de por sí cerrada, la práctica totalidad de la sociedad converge en negarse a aceptar situaciones de lo más comunes consideradas como fuera de la norma. Aunque tengan una explicación perfectamente definida, probada y defendible; aunque sean inofensivas a nivel práctico.

Me he encontrado con que, en algún momento, alguien ha “blindado” ciertos temas y los ha hecho intocables. Muchos estarán pensando en situaciones del estilo regímenes autoritarios que destruyen cualquier atisbo de oposición, pero en absoluto me refiero a eso. De lo que hablo es de escenarios que estamos viendo cada día. Que cualquiera puede entender y practicar si se viese en el caso sin hacer daño. Y que todo el mundo niega taxativamente, renegando de la posibilidad de su existencia o práctica, produciendo poco menos que sarpullidos su sola mención.

Porque en ella, ven el mal.

 

Y aquí es donde las dos historias se juntan.

 

En cierto momento, creímos haber huido del mundo en el que nos imponían lo que estaba bien y lo que estaba mal. Del mundo en el que los supuestos elegidos de dioses que nunca habíamos visto nos dictaban cómo dirigir nuestras vidas y actos. Del mundo en el que cada dios hacía la cultura.

De lo que no nos dimos cuenta es que, con independencia de haber otros o no, los dioses que crearon no existieron nunca. No fueron sus dioses los que crearon la cultura: su dios era cultura enmascarada, y a día de hoy, muchos creyeron haber escapado. Creyeron que con llamarse ateos, agnósticos y demás habían huido de los dioses en el que su cultura les había encerrado, que eran libres. La realidad que ahora me golpea es mucho más perversa de lo que tanto dogma falso sugería.

Nunca hemos rezado a un dios del que podemos ser ateos. Lo que hemos hecho durante todo este tiempo es rezar a una cultura de la que no queremos serlo.

 

—¡No puedes hacer eso!

—¡¿Por qué no?! 

—¡Porque está mal!

—¿Quién lo dice?

—¡Todos! ¡Todo el mundo dice que está mal!

—¡Pero si se puede hacer! No hace daño. Ayuda. ¡Todo el mundo lo hace!

—No, no es verdad… ¡es algo malo! ¡Es algo malo!

—¡Tú lo haces!

—¡No! —dijo indignado.

Al tiempo que se recordaba haciéndolo.

La satisfacción que la comodidad del olvido ya no recuerda

Hoy cumple años una de mis personas favoritas.

A mediados del anterior agosto, descubrí que lo había olvidado. Y me sentí extraño. En realidad, no cambió nada: ella no quiere que la felicite, ni por respeto a sus deseos yo pensaba hacerlo. Pero me sentí extraño.

Hubo una época en que nunca olvidaba un cumpleaños. Ni apuntarlos me hacía falta. Era como un reloj interno que me llevaba a acordarme ya días antes. Preparaba un mensaje en condiciones, recordaba los buenos momentos, felicitaba y esperaba las sonrisas, el “Muchas gracias” y la miniconversación posterior.

De pronto, me encontré con Insta y sus +1, Facebook y sus notificaciones y empezaron a pasárseme. Todo un problema cuando la mitad de la gente de la que me importa sus aniversarios lo usa aún menos que yo o, directamente, ni siquiera nos tenemos de amigos. Empecé a ver que “el lunes fue aquel aniversario”, que “no recuerdo si era en marzo o noviembre”. Sentí que una de las partes bonitas de mí se había despedido.

Hay que ver cómo el cuerpo se acostumbra a que seas un gilipollas. Le das algo hecho y pierde funcionalidades. Tenía un amigo que, de tanto usar el reloj digital, olvidó saber qué hora era mirando a uno de agujas. Muchos, que no se saben su propio número de teléfono o de identidad, porque pueden buscarlos en la agenda del móvil o la cartera cuando quieren darlos.

No sé cómo llamar a esto. Adoro los avances, detesto las incapacidades. Al final no sé si somos mejores, más hábiles y ágiles, o simplemente unos dependientes a los que si se nos quita alguna de las ventajas que se nos han dado, nos vemos sumidos en una desorientación e inutilidad ante la que los que llamáis “paletos” nos darían un repaso. Pero qué más da. Al fin y al cabo, nunca nos van a poner al mismo nivel que aquellos que con su pasividad, apoyo u otros actos nos han dejado vivir en ese escalón que consideramos superior. Nunca nos vamos a tener que “rebajar” a ellos, ¿no?

Sea como sea, sin Facebook, ni +1, ni verla en años y años, hoy me he acordado del cumple de María y he sonreído. No sabéis cuando espero poder seguir haciéndolo con el tiempo, por muy lejos que estemos o por muy inútil que sea hacerlo.

Al fin y al cabo, son ese tipo de cosas las que hacen que, dentro de nosotros, podamos seguir notando que —en ciertos momentos— el sentir algo porque sientes, y no porque te favorece, te da una satisfacción que la comodidad del olvido ya no recuerda.

Cosas de amar incorrectamente

Si algo soy es alguien que ama. Supongo que —por la felicidad que me da, por el sueño que no me roba, por los latidos que me impulsa— querer es una de las razones de mi existencia. Quizás por ello y lo no correspondido, me hice un máster en amores fuera del cuento de hadas, en metas inalcanzables que dan de comer sin pan. Algunos dicen que tóxicos. Otros, que no es amor. Que digan lo que quieran: no saben nada.

Dicen que el amor de verdad es correspondido. Eso es que ninguno de ellos ha visto desaparecer mi estómago al verla llegar con sus pantaloncitos cortos y su sonrisa al verme. Si eso no es amor de verdad, que se mueran los científicos. Porque solo con esa imagen mis sueños brillan de mil colores.

Dicen que amor de verdad solo hay uno. Si solo hay un amor de verdad, ese amor no es alguien, sino el propio amor, eterno. El que hace que ilusiones se acaben y otras empiecen, y muertas renazcan, y odies, quieras, descubras, pierdas, recuperes y vuelvas a querer de nuevo, a la misma, a la otra, a la nueva, a la ex, a todas, a ninguna, solo a ella. Que amor de verdad solo hay uno, dicen. Doy gracias por haber amado tanto a tantas personas.

Dicen que el amor de verdad no duele. Qué sabrán ellos lo que es el dolor que te hace sentir vivo. Hay cicatrices que curan más que vacunas. Hay dolores que hacen más grande que mil hormonas de crecimiento. Ir al fisio duele, salir a hacer ejercicio cansa. Querer mata, pero querer sana.

Porque el amor de verdad no te pega. El amor de verdad no es una persona. Nunca. El amor de verdad no te maltrata, no abusa de ti, no te hace sentir una mierda Eso no es amor: solo son monstruos disfrazados de ello, lobos a cazar, vestidos de cordero de ilusiones. El amor de verdad está dentro. El amor de verdad te baja, pero te sube. Es una montaña rusa de miedos y sensaciones. Un trampolín al mar del sentimiento que en sí es.

Y si hay que pagar un daño por las mil sonrisas que su agua salada saca, que me robe la cartera. Que me la robe cuantas veces quiera mientras me deje el carné de mi identidad amante. Aquel que hace que nunca deje de querer sentir mientras otros viven en muerte.

Dicen que el amor de verdad te entiende. ¿Cómo si no se entiende a sí mismo? ¿Cómo, si cada amor es único, si cada querer distinto, si cada sueño una realidad en un universo diferente? Claro que puede entenderte, pero si no te comprende, ¿no te ama? Matan lo bonito de querer por el mero hecho de querer que sea telepático, cuando el amor no tiene nada que entender. Por algo no hay quien lo entienda.

Dicen que el amor de verdad espera. El amor de verdad no se para. El amor de verdad, recuerda, perdona, sonríe y sigue adelante. Porque el amor que vive de sueños rotos, no es amor, sino tristeza. Y el amor nace, muere y crece sin orden ni paradas. No, el amor de verdad no aguarda, simplemente, a veces llamas a su puerta y lo encuentras en casa. Que te invite a cenar y a ver vuestras viejas fotos juntos, sentados en el sofá de aquella vez en que todo era perfecto, es tema aparte.

Dicen que el amor de verdad es perfecto. Lo único perfecto en este mundo es ella cuando estás enamorado. No, el amor no es perfecto. Son sus imperfecciones las que te tocan la fibra, las que te acarician el alma.

Dicen que el amor de verdad existe. No sé si existe. No sé si alguna vez lo he visto, lo he sentido o lo he tenido. Solo sé que una vez soñé con él. Y que desde entonces vivo soñando.

El periodismo sin verdad y el autocerrojo informativo

Hace unos post, comentaba algunas de las principales razones del mal periodismo. Hoy vamos a analizar una de las que más polémica genera, tanto por sus implicaciones éticas como por atentar directamente contra los mandamientos del periodismo: .

La parcialidad: una situación conocida y aceptada

En España vivimos un verano de lo más ardiente en cuanto a periodismo de masas. Las tensiones en torno al independentismo catalán se unen a las estivales especulaciones sobre fichajes futbolísticos para dar auténtico espectáculo polémico a las mentes de los lectores y espectadores. Comparemos, como ejemplo, los dos siguientes titulares, prácticamente lanzados a la misma hora por dos diarios de información generalista: El Punt Avui y El País.

noticias contrarias

No, no estamos ante una encuesta diferente. Y no, aunque parezcan contradictorios, ninguno de los dos diarios miente:

confidencial encuesta CEO generalitat

Como podemos ver, simplemente, cada uno ha seleccionado los datos que le convienen para adaptar el titular a los intereses propios, resultando más sorprendentes si cabe por el hecho de que el porcentaje de “Sí” es mucho más grande entre los que afirman que votarían (62,4%) con respecto al de la población general (44,3%).

En cualquier caso, visto lo visto, estamos hablando de dos noticias bastante limpias en cuanto a objetividad de la información: tanto una como otra, al igual que la de El Confidencial, da el resto de datos más abajo en la noticia.

Caso aparte es cuando la verdad es poco menos que un elemento residual.

Cuando existe “La verdad” y “La VERDAD”
la verdad

Ayer, la Guardia Civil entraba en una serie de edificios públicos catalanes para recabar información con respecto al llamado “caso del 3%”. La noticia saltaba cuando los diferentes programas informativos y diarios digitales mañaneros soltaban que, en medio de la citada tensión independentista, la Generalitat había impedido la entrada al organismo de seguridad bajo la batuta del Gobierno central, en lo que podría considerarse una clara afrenta a su autoridad.

Minutos después, corrían las voces de que la Guardia Civil había desmentido que se hubiese puesto traba alguna a su actuación. Al cabo de un poco más, la falta de respeto a la información verídica se hacía notoria, apareciendo incluso discordancias entre las propias fuentes del Govern:

guardia civil no entra generalitat

Como resultado, horas después, cada noticiario poco menos que escogía la versión de la noticia que más le apetecía, dejándonos a los interesados en la realidad de la situación en la más completa oscuridad, al albedrío de nuestro instinto o lo que nos apetezca creer. Un comportamiento penoso para quienes tienen como trabajo encontrar la verdad y hacérnosla llegar.  Un comportamiento que abre la puerta a situaciones de lo más preocupantes.

¿Cerrojo mediático?

Ayer escuchaba unas declaraciones de lo más polémicas por parte de un asistente a un programa de tertulia política. Este “fenómeno” dejaba caer su creencia de que podría estar produciéndose un cerrojo informativo en Cataluña. Cómo no, dado el nivel de libertad de ataque propio de estos programas, no provocó ni un solo alzamiento de ceja en la mesa. Yo, que solo pasaba por el cuarto, me quedé fascinado ante la soberana acusación.

Libertad-expresion-Derecho-Constitucional.jpg

Como sabréis, el cerrojo informativo o mediático es un orwelliano recurso de despampanante falta de ética, consistente en que los medios de comunicación informativos oculten a su público las noticias de interés que vayan en contra de uno de sus principales grupos de su interés. En general, para hablar de un auténtico cerrojo, el bloqueo afectaría a la posibilidad de que cualquier tipo de información contra los citados grupos —por lo habitual, gobiernos— llegase al pueblo a través de diarios, televisión y similares, siendo reprimidos aquellos intentos de que ocurra. Típico de sociedades autoritarias, el bloqueo mediático suele venir acompañado de un adoctrinamiento a través de los propios medios, al dar relevancia, precisamente, a noticias laudatorias que dejen quedar bien al propio órgano represor.

En cualquier caso, es interesante como, en el universo de internet y la individualización del contenido, el bloqueo mediático puede ser un concepto bastante interesante.

Cerrojos modernos. O no tanto

Tal y como la sociedad digital en países del primer mundo tenemos un acceso a la información objetiva y global mayor, seguramente, que en ningún momento de la Historia, las argucias para manipular el pensamiento social viven una época dorada.

Las técnicas para dar relevancia a contenidos que benefician al grupo de interés y hacer pasar de las que no hacen que se mantenga el “certificado” de ser plural y tratar distintos temas al tiempo que se manipula la opinión del lector o espectador. Por supuesto, excusarse en decir que es lo que este pide para ocultar la mala práctica, todo un mantra.

Oír algo que no nos gusta suele provocar dos resultados: abrirnos la mente y molestarnos. Por desgracia, el ser humano tenemos una clara preferencia entre ser abiertos y estar libres de molestias. Quizás por ello, aun teniendo el mejor momento de siempre para contrastar y ser poco menos que pequeños sabios con un poco de paciencia, la realidad es que nos solemos ver arrastrados por un remolino de ser más y más lo que ya somos, radicalizando nuestros gustos e intereses, pasándolo mal cuando tenemos que hacer algo diferente o, directamente, escuchar al de al lado. ¿Por qué íbamos entonces a elegir conocer opiniones distintas estando solos? ¿Por qué, con la capacidad que a día de hoy tenemos para personalizar más y más el contenido para oír justo lo que queremos escuchar? La personalización es tal que, o estás precisamente interesado en entender las diferentes corrientes políticas o sociales, o acabas por ser un loro repitiendo proclamas basadas en marketing político que tú mismo buscas sin necesidad de que ellos hagan nada.

Porque sí: puede que en realidad el periodismo que buscaba la verdad por encima de los intereses económicos o políticos haya sido solo una fantasía por la que únicamente unos pocos hayan luchado. Porque sí, puede que lo de lanzar piedras a los demás medios como método de crecimiento siempre haya sido un recurso. Pero la realidad a día de hoy, es que si el dinero y lo ideológico se han comido a la verdad en la actualidad periodística es porque nosotros mismos nos hemos encerrado en la cárcel de escuchar solo lo que queremos oír.

Y en la cárcel de nuestra autocomplacencia, aplaudimos el cerrojo informativo que nosotros mismos nos hemos forjado.

 

Must show go on?

El Mad Cool Festival de Madrid se convertía en noticia de referencia el pasado viernes cuando uno de los bailarines acróbatas de los espectáculos entre actuaciones, el experimentado Pedro Aunión fallecía tras precipitarse desde más de 30 metros realizando su performance ante una amplia muchedumbre de asistentes al potente evento. Tras la evidente conmoción, la polémica saltaba a la palestra al decidirse proseguir con el multitudinario evento y la esperada actuación de los californianos Green Day.

La pregunta, clara: ¿debería haberse cancelado el programa?

pedro aunión

El finado Pedro Aunión. Ánimo a su familia y pareja y que descanse en paz.

A favor: cancelar

“¡Por supuesto!” “¡¿Pero es que acaso no lo han hecho?! ¡¿Qué tipo de monstruos son?!”

La opinión en redes saltaba como polvorín ante llamarada. Y es que la teoría es clarísima: “la vida es lo más importante y como respeto a la víctima hay que cancelar todo, todo el mundo a casa, recogemos los altavoces y hasta el año que viene —y ya veremos— no se vuelve a tocar.”

Las cuentas defensoras de este espíritu vivieron una nueva carroñera noche de éxito en las redes, con follows y MG por doquier. Al fin y al cabo, es “lo que había que hacer”.

No: show must go on!

Cómo no, “lo que no hay que hacer” se va a llevar más líneas aquí. Su análisis es bastante más interesante que el de la posición quedabién de turno.

Por un lado, me cuesta creer que alguien con la experiencia de Pedro Aunión quisiese la cancelación del festival: si algo tienen los artistas que más valen la pena es un respeto por su público mayor que el de su propia satisfacción. Aunque tuviese todo el derecho, que para algo su vida fue dedicada al mundo del espectáculo, no pienso que alguien con su veteranía quisiese mandar a 40.000 personas a casa por su propio fin. En cualquier caso, este no es el tema, porque esto último es una decisión de otros.

pedro aunión actuando

Pedro durante una de las actuación de su dilatada carrera

Como bien dice un amigo mío, lo que la gente tiene a día de hoy es mucha teoría, y la teoría —en la época de lo políticamente correcto— está clarísima: alguien ha fallecido, cerramos el chiringuito, todos a casa. A quien no le guste, lo atacamos porque es un monstruo sin corazón, empatía, y demás complementos al parecer hoy por hoy dominantes de la sociedad.

Qué fácil hablamos. Qué fácil nos lavamos la conciencia.

Porque la realidad es que, si la gente hubiese querido irse, se hubiese ido sin necesidad de que el festival se detuviese. ¿O no?

¿Se estaba atado a permanecer en él? En absoluto. Sin embargo, el programa sigue adelante y el malestar interno se lava con la lejía de que es culpa de los organizadores.

¿Se ha ido gente? No me hacen falta los datos: por supuesto que alguna sí. ¿Sabía todo el festival lo que había ocurrido? En absoluto. Ahora bien, que la mayor parte de la asistencia que supo de la noticia se quedó en la Caja Mágica es algo fuera de duda, y a nadie le obligaron a hacerlo.

Defensores de lo políticamente correcto, llamadles inhumanos. Detractores de la presión social, decid que son unas ovejas, que se quedaron porque es lo que hizo todo el rebaño. El resto, aceptad la tercera de las realidades vistas en el Mad Cool: la empatía teórica acaba donde el interés práctico individual es mayor.

Entre rendir fuerte respeto a un desconocido o ver el espectáculo por el que han invertido horas, gastádose un pastizal y no habiendo oportunidad de volver a repetirlo “en años”, que la victoria recaiga en la satisfacción personal no debería sorprender a nadie.

Pero la teoría está ahí, claro. Al menos desde fuera.

La importancia de la presencia

mad-cool-2017-recinto

Recinto del Mad Cool al día siguiente de la tragedia (Fuente: Dod Magazine)

La opinión en este tipo de casos se distingue fácilmente por una línea perfectamente delimitada: la presencia en el acto. Si hiciésemos una encuesta ANÓNIMA Y SINCERA a asistentes y gente en internet sobre si se debería haber cancelado el espectáculo, la diferencia de resultados sería perfectamente predecible. Y es que aquí, como en gran parte de los ambientes de esta vida, la teoría la hace la gente que no interviene en la práctica.

Documentándose para hacer el post, uno se encuentra con que la mayor parte de publicaciones sobre el tema de asistentes están a favor de que el programa siguiese adelante; sin embargo, los que no son de este tipo de eventos tildan con facilidad a los otros de inhumanos y movidos por el dinero y el placer personal.

¿Quién debe decidir si se debe seguir o no? ¿Los participantes? ¿La sociedad en general? ¿Los propios artistas, en una especie de cláusula tipo cada vez que se firme participar en una actuación así?

¿Es siempre así?

El mundo de la música es muy interesante para este tipo de gestos. Los propios Green Day se suman a una buena lista de artistas que dicen que de haber sabido de la muerte del espectador o, en este caso, de su compañero no hubieran tocado. Habiendo tocado. Muchos artistas de renombre (los que solo tienen nombre no tanto) tiran de corrección política suspendiendo conciertos multitudinarios por supuesta consideración a otros, o bien tocan solo porque los fallecidos “merecen un homenaje de toda esta gente”. El público general les aplaude, emocionado. A mí, en general, me parecen gestos con motivaciones ajenas a las propias víctimas. Al menos las principales.

La comparativa entre mundos es muy interesante. Por ejemplo, cuando un compañero de trabajo muere, en la mayor parte de empresas con más de cinco trabajadores se sigue trabajando al día siguiente. El caso del deporte es llamativo.

marco simoncelli adiós

Tras muertes en el circuito, como la del motorista Marco Simoncelli en 2011, las carreras suelen cortarse por mucha asistencia y desplazamientos que haya. En el caso de paradas cardiorespiratorias en partidos de fútbol, el encuentro suele también ser suspendido. De hecho, casos como el fallecimiento del camerunés Patrick Ekeng en Rumanía han llegado a hacer suspender toda una jornada de liga, final de Copa incluida.

Llamativo que este mundo considerado por muchos de “bestias y gente con pocas luces” tenga lo que para ellos más corazón que el supuestamente mucho más culto de la música y el espectáculo. Al fin y al cabo, es en él donde el gran Freddie dijo aquello de que el show debía seguir adelante.

Hipócritas del clic

Cuando de dar mi opinión se trata este año, no me queda duda de que la hipocresía de la sociedad como conjunto es uno de mis grandes blancos de crítica. Que si Hipócritas endiosados, que si lo políticamente correcto, que si todos odiamos a Trump pero luego gana las elecciones… Lo de decir lo que todos quieren escuchar para recibir el aplauso y luego no practicarlo está más extendido que una masa de pizza ultrafina.

Hoy rajaré sobre una de las hipocresías más típicas de nuestra sociedad: el apoyo incondicional que se queda en un clic.

change org

Qué fácil es todo contigo

Sin duda, una de las noticias más comentadas estos días en mi ciudad es la polémica generada recientemente por la expulsión de dos bañistas del agua de una de las piscinas más populares de la zona por llevar los pechos al descubierto. La medida copó las noticias más buscadas del mayor periódico de la ciudad fechas y fechas, y fue ampliamente seguida en redes sociales y medios locales y autonómicos. El cénit llegaba este pasado domingo, con la multitudinaria quedada de repulsa en las mismas instalaciones para reivindicar la libertad del gesto.

Según La Región, Atlántico y otra prensa digital, 9 personas hicieron acto de presencia activamente reivindicativo.

reivindicación oira topless

Fuente: La Región de Ourense

“Sí, esperábamos más gente apoyándonos. Se implican mucho en las redes pero ir más allá ya es otra historia”, cito de las declaraciones de las afectadas por la expulsión publicadas por el periódico.

Desgraciadamente, es lo que tiene la gran época de la hipocresía del clic: apoyar a una causa sentadito en el sofá con el portátil es una maravilla. Ahora bien, levantar el culo y dar la cara, eso está en desuso.

“Comparte esta iniciativa con todo ser viviente y firma la petición”. Cómo no, ahí estamos prontos si no hay formulario de por medio. Y si lo hay y no hay otra cosa que hacer, pues se rellena. ¿Meter presión a otras personas para que firmen a base de compartir y exigir? Pues claro que sí. Ahora bien, ¿movilizarse más allá del “Publicar en tu biografía”? Y qué más. ¿Hacer algo de forma activa? Lo que nos faltaba.

Vivimos en la época de la reivindicación. De la lucha por los nuevos valores sociales. Por la justicia social. Y resulta que de la mitad de la mitad de la mitad que apoya a clics, solo la mitad de la mitad va a una manifestación, y la mitad como plan de tarde con los amigos, a reírnos de ver como la autoridad hecha policías nos miran desde las jaulas de no poder hacer nada. “Y si eso, ya de paso, reclamamos algo”.

¿Qué narices nos pasa? ¿Cómo hay tan pocos que practiquen lo que tantos apoyan?

Pues obviamente porque la mayoría, la amplia mayoría, no da clic porque quiera moverse. Da clic porque le hace sentir mejor, le hace creer que contribuye o le da una imagen delante del resto, cuando lo que en realidad hace es lavarse la cara por las mañanas en lugar de meterse en la santa ducha a quitarse el tufillo a falsedad que lleva por bandera.

Si crees en algo, reivindícalo. Si sientes algo, muévete. Pero, cariño: si te crees que por darle Me Gusta a una publicación estás siendo estandarte de un tema, no solo es que estés siendo hipócrita con la gente (que sí, con todas las letras), es que encima te estás engañando.

6 ideas clave para una jornada de conferencias perfecta

El pasado jueves estuve en Vigo representando a mi antigua entidad en una jornada sobre buenas prácticas web llevada adelante por la Fundación Barrié. Todo un ejercicio para conocer la realidad del tercer sector en el entorno digital. De hecho, lo considero como una de las mejores reuniones de este tipo a las que he asistido en los últimos años. ¿Por qué?

Hoy analizaremos, a partir de lo visto la pasada semana, qué elementos tiene que tener una buena jornada para ser un éxito.

osgonso barrie conecta

Desde aquí, gracias a quienes habéis hecho a nuestra exposición ser considerada la segunda mejor contada del día. Y gracias a también a Barrié y, por supuesto, al CDR O Viso por la oportunidad

Adecuación al público

Muchas veces, nos vemos invitados a jornadas que no se corresponden con los intereses de aquellos que escuchan. Una mala comunicación de lo que de verdad se va a dar, una mala selección de este contenido o un público asistente forzado o llegado de rebote suele generar un hastío en la audiencia altamente contagioso. Esto acaba por convertir el día tanto en un desperdicio de tiempo para quienes escuchan, como en una mala imagen de la entidad que la organiza.

En el caso del jueves, los contenidos tocaban temas con los que el público nos encontrábamos con frecuencia, de un modo u otro. También nos permitían ver diferentes enfoques o prácticas que podíamos llevar adelante. Esto hace que la atención se mantenga con mucha mayor facilidad y la sensación de utilidad a posteriori aumente de forma considerable.

Buenos ponentes

buenos ponentes

Muchas veces creemos que el mejor ponente es aquel que tiene más conocimientos del tema del que va a hablar. Lo que hace a alguien un buen ponente es, sin embargo, su capacidad de transmitir lo que va a contar a su audiencia.

Hablando de la formación ejemplo, los ponentes eran colegas de profesión, elemento que facilitaba la rápida identificación con la persona enfrente. Fuera de ello, por supuesto, necesitamos a gente que se nos haga cercana, no que intimide; gente que sienta lo que dice, en el caso de ayer, por hablar del trabajo que ellos mismos han hecho.

Cuando queremos una buena jornada y no una asistencia multitudinaria, necesitamos de ponentes que transmitan, y no ponentes que sepan.

Instalaciones y recursos técnicos adecuados

Muchas veces no son necesarios grandes espacios o veinte pantallas de proyección. Muchas veces solo es necesaria la inteligencia.

Las instalaciones de Fundación Barrié en Vigo son una maravilla por muchas cosas. Por ejemplo, el salón de actos puede ser usado como sala de exposiciones. Pero entonces, diréis algunos, ¿qué ocurre con los asientos? Una imagen vale más que mil palabras:

fundación barrie salón de actos sillas

Del techo de la sala penden una serie de cintas invisibles si no te fijas, de las cuales cuelgan las sillas cuando no son necesarias para el trabajo abajo. El espectáculo visual es asombroso. Cuando Fundación Barrié tiene confirmada una asistencia de 70 personas a través del clásico formulario de inscripción para participar en las jornadas, pone esas 70 sillas más algunas más abajo, las une con un enganche entre ellas para que no se muevan y hace que la sala se perciba bastante llena y la gente bastante más cerca, evitando tener desperdigados y con complejo de isla indonesia a los asistentes. Yo solo puedo aplaudir.

Obviamente, no todos podemos tener sillas colgadas de nuestro techo, pero si sabes que van a acudir 15 personas para un sitio de 50, consigue que vayan hacia las primeras filas, incapacita las últimas de algún modo (o elige otra sala si la tienes, claro). Si vas a hacer escribir a la gente, hacer trabajo de grupo, dale unas salas con mesas, con asientos que se puedan mover. Sé inteligente en cuanto al espacio.

Las proyecciones y presentaciones. Si tienes 10 ponentes y cada uno trae su propio pen para introducir en el ordenador, como en las relaciones o en el banco, de tanto meter y sacar, se pierde el interés. Sé como Greta Fábregas, una de las grandes artífices de la ponencia de ayer: une todas las exposiciones en un único documento y olvídate de la tontería de andar ventana para aquí y ventana para allá, haciendo que el público saque el móvil, resople o dude de si ir al baño ya o en la siguiente interrupción prescindible.

Pasar diapositivas. ¿Cuánto cuesta tener un lapicito de estos que hace ir hacia adelante y atrás las transparencias? Cuatro duros, y te evitas el tener a alguien en tensión sobre cuando darle al ‘Av Pág’.

IMG-20170623-WA0002.jpg

Aunque se palpe la tensión en el público cuando uno recibe el mando

Por último, ¿a cuánto sale darle a cada asistente un guion y folios? Si solo vas a hacer una jornada en tu vida, incluso se lo puedes dar sueltos, pero si lo haces con cierta periodicidad, ofrecer una carpetita de cartón o plástico cutre y un boli está poco menos que regalado y es más que suficiente para dar una imagen.

Planificación inteligente del horario

Este tipo de formaciones o series de ponencias suelen duran muchas horas. Si bien en tiempo de exposición se quedan en torno a 6, el desplazamiento, la comida y los tiempos muertos suelen llevar su duración a la sensación de un día, lo cual vuelve su estructuración un punto crítico a la hora de ser un éxito.

La estructura de la jornada del jueves es el perfecto ejemplo de cómo realizar una buena programación.

18 entidades tenían que exponer la buena práctica llevada a cabo en sus redes, así que se distribuyeron por las similares y se dividieron en bloques. Posteriormente, se confeccionó una línea lógica de proceso: en primer lugar, las prácticas centradas en los procesos previos o facilitadores de las iniciativas; a continuación, las enfocadas a las propias iniciativas, cerrando con las de control y medida de resultados. Una vez la idea está y tiene sentido, la anunciamos en la presentación inicial incorporando a la receta una imagen simple pero eficaz: verlo como un camino. Es más, un camino con curvas, “que son los divertidos”. Storytelling que ponemos a la vista de todos, en este caso, en una pantalla junto a la principal o, por ejemplo, en la carpeta del material.

osgonso barrié cdr o viso

A lo largo de la mañana, la gente sabemos perfectamente por qué estamos escuchando cada ponencia: tenemos una orientación. Y simplemente se ha aplicado la lógica y la visualidad.

Fuera de ello, es también importantísimo la gestión del tiempo en las intervenciones y dar márgenes por encima de lo perfecto. En cualquier caso, si bien es complicado de evitar, no deberíamos dejar que las ponencias se alargasen muy por encima del tiempo estipulado. Normalmente, se suele tirar del tiempo de preguntas y de pedir brevedad a las personas de los últimos turnos, pero en general eso no debería pasar: a partir del 25% del tiempo que se hable demás del estipulado, hay que empezar a pensar en ir parando la ponencia.

En primer lugar, porque la duración de las jornadas se alarga de los límites establecidos, lo cual genera presión y falta de atención a las personas en los tramos finales de la mañana o la tarde. En segundo, porque toca en cierto modo el ámbito del respeto a ponentes y entidades que podrían haber hablado más tiempo y se ciñen al establecido. Y en tercero, porque directamente rompe el ritmo, generando una inestabilidad que acaba teniendo consecuencias en la satisfacción.

El tipo de descansos

En cierto modo dentro de la planificación del horario, elegir un buen modelo de paradas puede ayudar muchísimo. Si se tiene la oportunidad de ofrecer un café juntos, no deberíamos dudarlo.

coffee break catering

La gente normalmente nos desplazamos para acudir a una jornada, y mayormente lo hacemos en grupos minúsculos. Luego compartimos sala con gente con la que compartimos, como mínimo, el tener algún interés en nuestra presencia allí y el que salgamos satisfechos. Si se genera un mínimo sentimiento de unión entre el público, aunque sea por partes, la satisfacción de la reunión, la atención y el clima mejorarán. Dentro de la sala, es complicado que la gente intercambiemos impresiones con un desconocido al lado. Pero con un café la cosa cambia.

Para muchísima gente, una de las principales satisfacciones de este tipo de jornadas es el llamado networking, capitaneado por ese establecimiento de relaciones, esas charlas, ese colegueo en los tiempos de descanso. Así que al hacer una programación, si la pausa se consigue llevar de tal forma que los asistentes compartan espacio en ella, la reunión subirá un punto sin apenas necesidad de hacer nada.

Anfitriones dispuestos

Puede parecer una tontería, pero es un detalle que marca la diferencia: quienes organizan, quienes reciben, tienen que ser unos buenos anfitriones. No es necesario el peloteo, no es necesario el hacer largas presentaciones de besos y abrazos con cada asistente, pero un buen gesto, un buenos días, un gracias por estar aquí, incluso un asentimiento con la cabeza a los recién llegados que aún no hayas visto es un detallazo con muy poco, marcando la diferencia entre una jornadas y unas jornadas top.

caras hastío

Sin ello, la gente puede no empezar muy cómoda

_____________________________________________

Así pues, ¿qué experiencias tienes de este tipo? ¿Alguna idea más para hacer una perfecta? ¿Alguna vez te ha explotado un riñón esperando al descanso para ir al baño? Opina, comenta, comparte y todo lo demás